Archivo de etiquetas| Ecuador

Cambio y fuera

“Los ecuatorianos son más adictos a las bellas letras que a los estudios serios; la República ha producida algunos poetas y literatos notables, pero ningún físico, químico, geógrafo, naturalista, en fin, ninguno que sobresalga en las ciencias exactas, que necesitan largos estudios y mucha paciencia. Por la misma razón de trabajar más con la fantasía y el corazón, que con el entendimiento y la cabeza, son muy aficionados a la música y a la pintura y escultura, y para estas artes manifiestan mucho talento”

Wolf, T. (1892), Geografía y geología del Ecuador pag. 542

En Latinoamérica se está viviendo una época muy particular. En mayor o en menor medida, los gobernantes y sus pueblos han visto la necesidad de diversificar la producción, de cambiar la matriz productiva. Lo lamentable del caso es que esta revolución del conocimiento obedece principalmente a la preocupación con la que se vislumbra la actualidad del modelo económico dependiente de la explotación de los recursos naturales no renovables.

Por mucho tiempo los principales actores de la política limitaron su acción a ser simples administradores de lo que Dios (o una naturaleza generosa) había provisto y se sentían (en mayor o en menor medida) cubiertos por la sombrilla del petróleo. Poco a poco y más por la necesaria mirada a otros ejemplos (buenos ejemplos, porque al parecer, lamentablemente, somos campeones para copiar lo malo) vemos que el mundo hace rato descubrieron al conocimiento como el más poderoso eje para transformar sus economías y por tanto generando empleo ser una sociedad más igualitaria.

Es un hecho innegable: el petróleo, que tantas escuelas, carreteras y hospitales construyó, algún día ha de acabar (últimos estudios dan esperanzadores 45 años). Pero la cuenta regresiva ha iniciado. Leer Más…

Accidentes de tránsito, sprays e indignación.

Vía a Zapotillo, sector la Ceiba, Ecuador.

La Ceiba – Vía a Zapotillo, Ecuador.

Hace algún tiempo que no escribo para quejarme. Sé que muchos no soportan escuchar (leer en este caso) a quien vive quejándose, pero una suma de eventos no conectados entre sí (y no necesariamente en orden) han motivado la escritura de este post.

Como algunos de mis lectores sabrán me gusta viajar, y afortunadamente por razones de trabajo suelo trasladarme en múltiples ocasiones a lo largo del año por la geografía de mi pequeño país. Siendo Ecuador una nación andina sus carreteras ofrecen a la par de una singular belleza, unas características tan caprichosas que generalmente convierten los viajes en una travesía sin igual. Si bien atrás quedaron años de abandono a la red vial ecuatoriana (en el sur hoy gozamos de excelentes carreteras) esto no ha disminuido la cantidad de accidentes de tránsito.

Volviendo a la queja (o denuncia), la primera, por así decirlo de las situaciones que motivan la redacción de este texto fue el conato de accidente en la que la unidad en que me transportaba se involucró. Afortunadamente el conductor pudo en el último instante evitar la colisión con otro vehículo. Y sucedió así: dos autobuses de pasajeros intentando rebasarse con exceso de velocidad en los zigzagueantes caminos que descienden hacia la costa ecuatoriana. Leer Más…

Chimborazo

Volcán Chimborazo

Majestuoso volcán Chimborazo

Amigos de la blogosfera, tenía muchas ganas de escribir este post. La idea original nació hace algún tiempo, en los años universitarios, tras leer el fantástico libro Travels amongst the great Andes of the Equator del Alpinista británico Edward Whymper pero por innumerables eventos  (principalmente el abandono de este blog) nunca se concretó y hoy con el consecuente giro temático del mismo y contando la inspiración necesaria, me pongo manos a la obra.

Por cuestiones de trabajo suelo volar hasta la ciudad de Quito en numerosas ocasiones del año. Es una corta travesía que suele tomar entre 45 y 60 minutos dependiendo de las condiciones climáticas. Cuando estas son benévolas, el trayecto es tranquilo y permite disfrutar una vista a los colosos que se alinean a lo largo de la Avenida de los Volcanes, pero esto no es así siempre, siendo los Andes unos gigantes celosos, se suelen envolver en un manto nuboso que los distancia de ojos mortales.

El Chimborazo vista aérea. Clic para ver más grande.

El vista aérea del Chimborazo. Clic para ver más grande.

Leer Más…

El bosque seco de Loja, sexta reserva de biosfera del país

Pequeño bosque de guayacanes en Flor. Saucillo - Zapotillo

Pequeño bosque de guayacanes en Flor. Saucillo – Zapotillo

Via El Telégrafo. -La oficina de la Unesco en Quito entregó el reconocimiento oficial al bosque seco de Loja como nueva reserva de biosfera en el mundo. Leer Más…

Bugs, bichos y extraños visitantes del campamento (5)

culebra serpiente tras escritorio

Serpiente en Secretaría. Supongo que no quiso esperar su turno. Clic para ver más grande

Para muchos escuchar esa palabra genera algo más que miedo. En el imaginario popular la serpiente es un animal temido y despreciado. Maligna, perversa y  símbolo del mal por excelencia, el relato bíblico de la tentación de Eva y caída del hombre perpetuó esa imagen que termina sellando el destino fatal de los encuentros con serpientes. Aunque para mí es un animal fascinante y hermoso, siempre lo he mirado desde la esfera del respeto que genera un animal potencialmente mortal.

búsqueda de eva serpiente en google

Búsqueda “Eva Serpiente” en Google. Curioso el caracter erótico de muchas imágenes. Clic para hacer más grande.

La cultura occidental fuertemente influenciada por el cristianismo y la doctrina del pecado terminó por satanizar a estos animalillos. Basta con efectuar una búsqueda en la red para comprobar que la asociación aún perdura. Para la psicología está entre líneas la asociación de placer, lujuria, mujer y pecado en la representación del pasaje bíblico que relata el encuentro de Eva y la serpiente. Se habla del conocimiento del bien y el mal, quizás los padres de la iglesia vieron en la palabra de Dios señales de la natural inclinación del hombre hacia el lado oscuro.

 

Representación de la caída de Eva tentada por la serpiente

Visión de Eva y la serpiente, hermosa a la vez sugerente.”In a Gadda da Vida” de DeadInTheAttic

Leer Más…

Bugs, bichos y extraños visitantes del campamento (4)

Lagarto, iguana, teeido

Lagarto Teiido (CC) Foto: Santiago R. Ron PUCE – Reptilia Ecuador

Hasta ahora con la presentación de esta serie hemos registrado a las arañas, langostas, e iguánidos; animales que tuvieron diferente recibimiento entre quienes nos ganamos el pan en este pequeño rincón de la fronteriza provincia de Loja, sur de la República de Ecuador. Como siguiente parada nos alistamos a recibir a los lagartos teiidos, conocidos erróneamente como iguanas. Leer Más…

Bugs, bichos y extraños visitantes del campamento (3)

Pacaso en pared de mi casa.

Ágilmente la iguana trepa por la pared. Este ejemplar supera los 18 cm.

Las iguanas (iguana iguana) son reptiles propios del nuevo mundo, y bastante comunes en Ecuador. Son herbívoras y aunque algunas alcanzan un tamaño considerable (1,2 m, pero se han visto otras mucho más grandes) son bastante tímidas e inofensivas. De pequeñas tienen una hermosa coloración verde claro que les permiten ocultarse entre la vegetación. Conforme pasa el tiempo este color deriva hasta alcanzar tonalidades grises más propicias para el bosque seco predominante.

Los habitantes de la localidad, y en especial entre las personas mayores suelen conocerlos como pacasos, y hay quienes afirman que su carne sabe a pollo: gallinita de monte” le dicen, entre risas. Se conoce que en ciertas zonas de Nicaragua, Panamá, el caribe colombiano y México son apreciadas como alimento (sus huevos inclusive). Por otro lado, también son populares como mascotas, aunque siendo una especie propia de ambientes tropicales o cálido seco, su cautiverio en zonas más frías requerirá de instalaciones y cuidados especiales. Está prohibida su captura.

Con esta pequeña introducción continuamos con la (impresionante) saga que muestra a los (un tanto) inesperados visitantes de mi sitio de trabajo, los riesgos de vivir en un país megadiverso. 🙂

Parte III: Las Iguanas (Haz clic en las imágenes para ver con más detalle)

Joven Iguana, (pacaso) recostada

Simpática Iguanita se resguarda del fuerte sol de medio día en el chasis de un Camión Mixer

Leer Más…

Descubriendo Ecuador en bicicleta

costa manabi Ecuador

Gruta en la costa Manabita – Ecuador (Clic en la imagen para ver más grande)

“…suelta las cuerdas de tus velas. Navega lejos del puerto seguro. Atrapa vientos favorables en tu velamen. Explora. Sueña. Descubre.” (Mark Twain)

No existe nada más satisfactorio ni tan enriquecedor como iniciar una travesía. Abandonar la rutina a la que de niños se encumbra como éxito y embarcarse en pos del descubrimiento. Las comidas y sus placeres desconocidos, la suave caricia de la brisa en el rostro, los nuevos amigos, anécdotas curiosas que constituyen los pequeños placeres que nos recuerdan lo bello de la vida.

En definitiva, creo que es evidente estimados lectores: me gusta viajar, aunque no he viajado todo lo que he querido desde el final de la Universidad y con la consiguiente (relativa) independencia económica he podido al menos una vez por año tomar mi mochila y escapar en pos de la ansiada libertad.

Con esta pequeña introducción deseo pasar al siguiente punto, precisamente el que da título a este artículo, para contaros que hace un par de días llegó a mi conocimiento de la mano de Coral Páez autora del excelente blog El Idioma de la Web, una historia que digna de conocerse y cuyo protagonista tiene raíces en la tierra que no conoce el otoño, sin más que agregar tengo el honor de presentar:

Una aventura sin igual: Descubriendo Ecuador en bicicleta

DSC04753

David Leroux Paéz nació en España en 1984 y con 6 meses se fue a vivir a Ecuador, pues su padre deseaba comenzar una nueva vida con su mujer y su hijo en su país de origen, iniciando así una estancia de 5 años hasta que por circunstancias de la vida regresaron a tierras ibéricas, pero en David ya había nacido un gran amor por esta pequeña nación. En su mente a lo largo de los años, y aunque realizo dos visitas familiares a este país, siempre tuvo la idea de que algún día tenía que conocer Ecuador más profundamente. No solo Ecuador sino todo lo que pudiera de Sudamérica.

Empezó a diseñar un viaje donde pudiera adentrarse en el país, conocer a sus gentes, sus costumbres, su gastronomía, todos sus bellos lugares y vivir una gran aventura. Su perseverancia y determinación han dado fruto y de esta manera, aparcó durante seis meses su vida en Alemania para iniciar el pasado 2 de noviembre una maravillosa travesía. Desde Quito una travesía en bicicleta por tierras ecuatorianas, pues es un medio de transporte que le acerca y permite experimentar de primera mano al Ecuador más profundo: del frío del Ande al calor de los mares del Sur. Leer Más…

La tierra que no conoce el Otoño

Precioso atardecer en Zapotillo

Una palmera, algarrobos y el castillo de la localidad muestran su silueta. (Clic sobre la imagen para ver más grande)

En la Novela Moby Dick se designaban a estas latitudes como el país del inalterado clima que no conoce el Otoño, a mi parecer la manera más apropiada para describir estas tierras, fragmento del original que gustosamente comparto:

On its round border it bore the letters, REPUBLICA DEL ECUADOR: QUITO.  So this bright coin came from a country planted in the middle of the world, and beneath the great equator, and named after it; and it had been cast midway up the Andes, in the unwaning clime that knows no autumn.

Con esa inspiración inicio una etapa en donde también compartiré unas fotografías con todos vosotros.

Ahab, su tripulación y una moneda por una ballena

Por todos es conocido que la historia ha nutrido a la literatura desde sus albores y que a su vez ésta última atesora pasajes en espera de que un lector ose descubrirlos. Nunca han sido más acordes estas palabras, pues hoy he de compartir un suceso lejano en el tiempo, así que os invito a un viaje de nostalgia y curiosidad histórica a bordo de un barco ballenero.

Llamadme Ismael…

Moby Dick, la novela estrella del aventurero mil oficios devenido en escritor Herman Melville comienza así la crónica de lo que será gracias a su testarudo capitán, el último viaje del Pequod, este relato considerado como una de las más grandes novelas de todos los tiempos posee un atractivo atemporal que invita a tomar un mínimo equipaje, armarse de valor y hacerse a la mar como desafiando la totalidad de la existencia.

Fotograma de Gregory Peck como el Cap. Ahab

Aye aye Captain (Moby Dick película de 1956)

Entre las muchas partes que le componen a esa novela de aventuras, la presente entrada quiere hacer mención a uno de los momentos más dramáticos de esta obra maestra, el pasaje en donde el inefable Capitán Ahab reúne a su tripulación para ofrecer una onza de oro a quien divise a su némesis: la ballena blanca. Melville describe a la recompensa en el capítulo 99 “El doblón” de la siguiente manera: Leer Más…