Del Nuevo Mundo


portadaEl nuevo mundo siempre tuvo un extraño efecto entre sus visitantes. Mágico y amenazante a partes iguales, su desconocimiento ocasionó oleadas de buscadores de su riqueza dispar; unos osaron cruzar la mar atraídos por magníficos relatos de tesoros incalculables y otros reclamaron para sí la riqueza científica de estas tierras enigmáticas. A este segundo grupo hacemos hoy un pequeño homenaje, coincidiendo con el Día Mundial del medio ambiente, festividad que este año tiene como sede a la nación Italiana y cuyo eslogan es:

Siete mil millones de sueños. Un solo planeta. Consume con moderación

Con el motivo de este día, el relato que comparto con todos ustedes corresponde a un fragmento del tomo segundo del “VIAGE A LAS REGIONES EQUINOCCIALES DEL NUEVO CONTINENTE, escrito por Al. de Humboldt y A. Bonpland durante los años 1799 hasta 1804 producto del incesante trabajo de investigación en tierras americanas. En esta ocasión, sus autores describen con lujo de detalles la explotación del pájaro aceitero (guácharo) por los nativos y colonos, un relato que nos transporta a una lejana época, a una América llena de verdes selvas, aire puro y misterios por descubrir.

Ecologia.jpg

Convento de Caripe. — Cueva del Guácharo. — Aves nocturnas.

 El guácharo deja su caverna á la entrada de la noche especialmente cuando hay luna. Es casi el único pájaro nocturno frugívoro que hasta hoy conocemos; la conformación de sus pies prueba que no caza como nuestros mochuelos.

Aliméntase de frutos muy duros lo mismo que el cascanueces y el Pyrrocorax, de los cuales este último se anida también en las quiebras de los peñascos y se le designa con el nombre de cuervo de noche. Aseguran los Indios que el guácharo no persigue á los insectos ni á las mariposas que sirven de sustento á los chotacabras.

Basta comparar el pico del Guácharo y el del capritnulgus para adivinar cuan diferentes deben ser sus costumbres.

Es difícil formarse una idea del espantoso ruido que millares de estos pájaros hacen en la parte obscura de la cueva : los Indios , poniendo luces en la punta de una larga percha nos hacian ver los nidos que se hallaban á cincuenta ó sesenta pies de altura en agujeros á manera de embudos de que está acribillado el techo de la caverna. El ruido aumentaba á medida que avanzábamos y que las aves se espantaban de la luz de nuestras hachas de copal.

Los indios entran en la cueva del Guácharo una vez cada año, por la fiesta de San Juan armados con pértigas con las cuales destruyen la mayor parte de los nidos, matan muchos millares de estos pájaros jóvenes, los estripan inmediatamente

que caen á tierra , y los viejos vuelan al rededor de la cabeza de los Indios dando furiosos alaridos como para defender sus covadas. Tienen el peritoneo muy cargado de gordura y una tela adiposa que se prolonga desde el abdomen hasta el ano, formando una especie de pelota entre las piernas del ave. Esta abundancia de gordura en animales frugívoros, no expuestos á la luz y que hacen muy poco movimiento muscular, recuerda lo que se ha observado desde muchos tiempos atrás en el engorde de las aucas y de los bueyes, pues todos saben cuan favorables son para esta operación, la obscuridad y el reposo ; y si las aves nocturnas de Europa están flacas , es porque en lugar de alimentarse con frutos como el Guácharo, viven del producto poco abundante de su caza.

En la época que vulgarmente llaman la cosecha de la manteca j, los Indios construyen casas con hojas de palmera cerca de la entrada de la cueva y en el mismo vestíbulo, de las que todavía vimos algunos restos ; allí , con un gran fuego de ramas y maleza se hace fundir y colar en tarros de arcilla, la gordura de los jóvenes pájaros recientemente cazados, la cual es conocida con el nombre de aceite ó manteca del guácharo;

es medio liquida, transparente y sin olor, siendo tal su pureza , que se conserva mas de un año sin ranciarse. En la cocina de los frailes del convento de Caripe no se emplea otro aceite que el de la caverna, y jamas observamos que diese gusto ni olor desagradable á los guisados. La cosecha de este aceite no corresponde á la carnicería que los indios hacen anualmente en la cueva, pues parece que no se recojen mas de 150 ó 1 6o” botellas de 44 pulgadas cúbicas cada una, de manteca pura, el resto menos trasparente se conserva en grandes cuezos de tierra: según el sistema de los misioneros , están los indios obligados á suministrar el aceite para la lámpara de la iglesia ; y se asegura que se les compra el restante.

Oilbirds.jpg

«Oilbirds». Disponible bajo la licencia CC BY 2.0 vía Wikimedia Commons.

Etiquetas: , , , , , ,

About martincx

| Trabajo con Computadores (Y personas) | Ancient Alien Theorist (?)| Madman | Internet | Libros | Con una lista interminable de cosas por hacer, pero completada de a poco. Follow me on twitter.com @martincx

5 responses to “Del Nuevo Mundo”

  1. Alexander Strauffon says :

    ¿No es Viaje, acaso?

    Me gusta

  2. Dinorider d'Andoandor says :

    Acá los guácharos lo pasan mal, su hábitat está más reducido. aunque un parque nacional está dedicado a ellos.

    Le gusta a 1 persona

Este blog se enriquece con los comentarios, deja acá tu impresión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: