El Dr. Goebbels y la propaganda


Mucho se sabe de las atrocidades del Régimen Nazi, pero muchos desconocen el papel que desempeñaba la propaganda dentro del Gobierno del führer. (todavía no salgo de mi asombro que un imbécil cabo austriaco de la primera guerra mundial usando la retórica del odio, la movilización de pasiones erróneas y la persecución de ideales deformados, llegó a controlar la nación alemana, arrastrando a la locura y destrucción de ese país europeo, y de paso desencadenar un ola muerte con repercusiones hasta nuestros días).

En la Alemania de Hitler existía un ministerio encargado de esparcir el ideal Nazi, agigantar la imagen del Führer, consolidarlo como “Salvador de la nación Germánica” y minimizar o destruir a los enemigos del estado Alemán. Ese era el Ministerio de Propaganda (oficialmente Ministerio del Reich para la Ilustración Pública y Propaganda), y al frente se encontraba el famoso Dr. Joseph Goebbels. Éste pintoresco personaje (narcisista, fanático y peculiar en su trato con los demás) tomó la tarea de mostrar al Hitler y su régimen como él lo veía.

Berlin, Wilhelmplatz, Propagandaministerium

Berlin, Wilhelmplatz, Propagandaministerium (Wikimedia Commons)

En el estudio realizado por el el Dr. Leonard W. Doob, Profesor Emérito de Psicología de la Universidad de Yale, en su artículo Principios de la Propaganda de Goebbels, se describen 19 principios (Wikipedia):

  1. Los propagandistas deben tener acceso a la información referente a los acontecimientos y a la opinión pública.
  2. La propaganda debe ser planeada y ejecutada por una sola autoridad. Este principio seguía la línea de la teoría nazi de la centralización autoritaria, y también del ansia de poder que sentía Goebbels. Pensaba que una sola autoridad – él – debía realizar tres funciones:• Emitir todas las directrices de la propaganda. Todo fragmento de la propaganda debía expresar un contenido político. Indicaban cuándo las campañas de propaganda específicas debían comenzar, cuándo debían ser intensificadas o atenuadas, y cuándo debían terminar. La máquina propagandística nazi estaba sometida a una constante reorganización.
    • Explicar las directrices de la propaganda a los funcionarios importantes y mantener su moral. Si no se facilitaba una explicación acerca de la política propagandística a aquellos funcionarios que, formal o informalmente, cumplían las directrices, no cabía esperar que actuaran con eficacia y de buena gana. A través de la maquinaria de su organización y a través de contactos personales, Goebbels trataba de revelar la razón de su propaganda a estos subordinados y también de levantar su moral al hacerles ostensiblemente objeto de su confianza.
    • Supervisar las actividades de otras agencias que tengan consecuencias propagandísticas. Él procuraba facilitar el necesario estímulo propagandístico.
  3. Las consecuencias propagandísticas de una acción deben ser consideradas al planificar esta acción.
  4. La propaganda debe afectar a la política y a la acción del enemigo.• Suprimiendo el material propagandístico capaz de facilitar al enemigo informaciones útiles.
    • Difundiendo abiertamente propaganda cuyo contenido o tono conduzca al enemigo a sacar las conclusiones deseadas.
    • Incitando al enemigo a revelar informaciones propias de carácter vital.
    • Absteniéndose de toda referencia a una actividad que perjudique al enemigo cuando ella pudiera desacreditar tal actividad.
  5. Debe haber una información no clasificada y operacional a punto para completar una campaña propagandística.
  6. Para ser percibida, la propaganda debe suscitar el interés de la audiencia y debe ser transmitida a través de un medio de comunicación que llame poderosamente la atención.
  7. Solo la credibilidad debe determinar si los materiales de la propaganda han de ser ciertos o falsos.
  8. El propósito, el contenido y la efectividad de la propaganda enemiga, la fuerza y los efectos de una refutación, y la naturaleza de las actuales campañas propagandísticas determinan si la campaña enemiga debe ser ignorada o refutada.
  9. Credibilidad, inteligencia y los posibles efectos de la comunicación determinan si los materiales propagandísticos deben ser censurados.• A menudo la censura podía deteriorar la credibilidad y consideraba que: “en tiempos de excitación y de tensión, el hambre de noticias debe ser satisfecho como sea”.
    • La censura era invocada cuando la información concerniente a la culminación de un hecho era insuficiente.
    • Finalmente, Goebbels evaluaba los posibles efectos de comunicar la información. La censura era aplicada cuando se creía que el conocimiento del hecho podía producir una reacción indeseable en sí misma.
  10. El material de la propaganda enemiga puede ser utilizado en operaciones cuando ayude a disminuir el prestigio de ese enemigo, o preste apoyo al propio objetivo del propagandista.
  11. La propaganda negra debe ser empleada con preferencia a la blanca cuando esta última sea menos creíble o produzca efectos indeseables.
  12. La propaganda puede ser facilitada por líderes prestigiosos.
  13. Los jefes sólo eran útiles cuando tenían prestigio.
  14. La propaganda debe estar cuidadosamente sincronizada.• La comunicación debe llegar a la audiencia antes que la propaganda competidora.
    • Una campaña propagandística debe comenzar en el momento óptimo.
    • Un tema propagandístico debe ser repetido, pero no más allá del punto en que disminuya su efectividad.
  15. La propaganda debe etiquetar los acontecimientos y las personas con frases o consignas distintas:• Deben suscitar las respuestas deseadas que la audiencia posee previamente.
    • Deben poder ser aprendidas con facilidad. “Ha de utilizar el blanco y el negro, de lo contrario no resulta convincente para la gente”.
    • Deben ser utilizadas una y otra vez, pero sólo en las situaciones apropiadas. Goebbels deseaba explotar lo aprendido en cosas ya ocurridas; las reacciones aprendidas por la gente frente a los símbolos verbales quería transferirlas, fácil y eficientemente, a nuevos acontecimientos.
  16. La propaganda dirigida a la retaguardia debe evitar el suscitar falsas esperanzas que puedan quedar frustradas por los acontecimientos futuros.
  17. La propaganda en la retaguardia debe crear un nivel óptimo de ansiedad.
  18. La propaganda dirigida a la retaguardia debe disminuir el impacto de la frustración:• Las frustraciones inevitables deben ser previstas. Consiste en que una frustración podía resultar menos decepcionante si se eliminaba el elemento de sorpresa o choque.
    • Las frustraciones inevitables deben ser planteadas en perspectiva. Es dar a los alemanes lo que él llama Kriegsüberblick, es decir, una panorámica general de la guerra. Éstos perderían la confianza en su régimen.
  19. La propaganda debe facilitar el desplazamiento de la agresión, especificando los objetivos para el odio.

La máquina de propaganda alemana estuvo en manos de un fanático que, dada la admiración enfermiza, cuando llegó el momento de la toma de Berlín por el Ejército Rojo y con ello la inevitable caída del Rercer Reich llegó a matar a sus seis hijos para que finalmente este monstruo y su esposa se suicidaran.

Etiquetas: , , , , , , , ,

About martincx

| Trabajo con Computadores (Y personas) | Ancient Alien Theorist (?)| Madman | Internet | Libros | Con una lista interminable de cosas por hacer, pero completada de a poco. Follow me on twitter.com @martincx

Trackbacks / Pingbacks

  1. ¡Pasta dental de Whiskey! | El Blog de Martín - agosto 29, 2013

Este blog se enriquece con los comentarios, deja acá tu impresión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: